Milhojas de crema y nata

Como ya estamos en fin de semana, seguro que os apetece daros un capricho y qué mejor que una tarta milhojas de nata y crema. Esta receta es idea de mi hermana porque un domingo que fuimos todos al «Rastro» acabamos en la «Plaza Mayor» y me dijo que por qué no hacías una tarta tan buena como la de los «rusos» que estábamos comiendo aquí con mamá. Y es que antes había una pastelería, que por cierto ya no existe, que vendía unos milhojas de crema y nata y volvían loca a mi madre y a mí también, claro.

Así que gracias a ella hoy os traigo esta tarta de hojaldre de nata y crema que no os podéis ni imaginar lo deliciosa que está. Qué es lo bueno de este postre? Que si no te gusta la nata o la crema, puedes sustituirla por chocolate, merengue, fruta o lo que prefieras.

Este es uno de mis postres favoritos, con su hojaldre dorado recién hecho, con su relleno cremoso y con su azúcar glas, UUUMMMM se me hace la boca agua sólo de pensarlo. Y para facilitarte la preparación, también he preparado la receta en vídeo para que no pierdas detalle y recuerda suscribirte a nuestro canal de YouTube para estar al día de las novedades. ¡Así que a qué esperas para ir a la cocina y ponerte manos a la obra!

Lo primero que tienes que hacer es estirar una lámina de hojaldre y darle la vuelta para poder despegarla del papel en el que está envuelta. A continuación, espolvorea una generosa capa de azúcar sobre la masa y pasa un rodillo por encima del azúcar para que se pegue a la masa y quede bien integrada. Repite el mismo proceso para el otro lado del hojaldre.

Con la ayuda de un tenedor, perfora toda la superficie de la lámina. Mientras tanto, precalienta el horno a 200º C. Cuando el horno haya alcanzado la temperatura, introduce el hojaldre y hornéalo durante 10 minutos o hasta que esté dorado. Si a mitad de la cocción ves que la base se hincha, la pinchas con un tenedor para sacar el aire.

En cuanto esté hecho, lo sacas del horno, le das la vuelta y despegas el papel para que no se moje. Repite la misma operación con el resto de las bases y cuando termines las dejas enfriar, tienes que hacer un total de 3 láminas. Rellena la base con crema pastelera con la ayuda de una manga pastelera.

Aquí tienes el enlace de cómo hacer crema pastelera fácil . Empiezas por los bordes y terminas en el centro. Ahora pones otra plancha de hojaldre encima y la cubres con nata montada extra firme y repites el mismo procedimiento.

Cuando esté listo, cúbrelo con la plancha más lisa para que quede más bonito. Y para terminar, cubre toda la superficie de la tarta con azúcar glas con la ayuda de un colador para que quede mejor y más apetecible. Puedes decorarlo haciendo un dibujo geométrico con canela molida.

Estos delicados pasteles son un complemento impresionante para cualquier mesa. El hojaldre ligero y aireado es un acompañamiento perfecto para esa rica crema pastelera. 7.

A mí me gusta aligerar la crema pastelera con nata montada, pero puede omitir este paso si lo desea. Montar la nata fría y el azúcar hasta obtener picos casi firmes. Batir la crema pastelera para romperla y luego mezclar aproximadamente 1/2 taza de la crema batida.

Incorpora el resto de la nata montada y vuelve a meterla en la nevera mientras preparas el glaseado. ¡Hola a todos! La Mille-feuille es un clásico de la pastelería francesa, y os voy a enseñar a realizarla.

Se compone de varias capas de hojaldre con crema diplomática entre cada capa. Esta receta se puede hacer con crema pastelera, pero con la crema diplomática es mucho más ligera. No hay nada demasiado complicado, he utilizado la técnica rápida del hojaldre, para que sea aún más fácil.

Para 7 milhojas de 12x6cm: Hojaldre: 5. Una vez que la leche haya hervido a fuego lento, verter dos tercios de la misma poco a poco sobre la mezcla de huevos mientras se bate. Volver a poner la mezcla en el cazo y cocinar a fuego lento hasta que hierva.

Cuando la crema hierva, cocinar un minuto más para quitarle el sabor a harina. 6. Retirar del fuego y añadir la gelatina y la mantequilla muy fría.

7. Poner la crema en un cazo y envolverla con film transparente. El film debe tocar la superficie para evitar que se forme una piel.

Refrigerar durante un mínimo de 4 horas, lo mejor es realizarla el día anterior. Hacer la crème pâtissière. Vierta 250 ml de leche en un cazo mediano y caliéntelo hasta justo antes del punto de ebullición, a fuego medio.

Mientras tanto, en un cuenco mediano, batir 3 yemas de huevo, 50 g de azúcar en polvo y 2 cucharadas de la leche caliente. Añadir 20 g de harina común y 25 g de harina de maíz a la mezcla antes de verter lentamente el resto de la leche caliente, batiendo a medida que se avanza con un batidor de globo. Incorporar 150 ml de nata líquida, montada a punto de nieve, y decantar la salsa espesa en una manga pastelera con una pequeña boquilla redonda.

Colóquela en el frigorífico hasta que la necesite. La Milhoja de Nata Diplomática siempre ha sido mi tarta de cumpleaños favorita. Tengo debilidad por el hojaldre y la crema pastelera.

Así que, ¿qué otra cosa puede hacer?