Ayudas por nacimiento de hijo en cataluna

El permiso de maternidad en España es de 16 semanas con sueldo completo. Seis de las semanas deben tomarse después del parto. Las otras diez pueden distribuirse como la madre desee.

En caso de parto múltiple, este periodo se amplía en dos semanas por cada hijo adicional. Para poder disfrutar del permiso de maternidad, la mujer debe estar afiliada a la seguridad social y haber cotizado al menos 180 días en los cinco años anteriores al nacimiento del niño. La mujer tiene derecho a disfrutar de un año de permiso no remunerado tras la baja por maternidad y la empresa debe reservarle el puesto.

En este trabajo, pretendo señalar la relación entre las políticas hacia las familias migrantes romaníes2 y las prácticas de retorno individual «voluntario «3 dirigidas por la administración catalana. Estas prácticas infligen violencia y estigmatizan a los gitanos como grupo. Examinando simultáneamente los elementos jurídicos nacionales e internacionales de protección de la infancia, las prácticas de retorno voluntario, como los planes de pago por adelantado, y la normativa nacional sobre migración, esbozo el contexto en el que las instituciones públicas de Cataluña estructuran por la fuerza la movilidad de las familias romaníes procedentes de Rumanía.

Analizo las formas en que los funcionarios y trabajadores sociales implicados aplican y fomentan estos procedimientos bajo la apariencia de benevolencia institucional. En concreto, los funcionarios y trabajadores sociales activan el mecanismo de protección de la infancia para garantizar la inmovilidad de la familia, y lo hacen con el fin de permitir la aplicación de los procedimientos de retorno voluntario. Por lo tanto, cuestiono el humanitarismo y la política de benevolencia rearticulando el racismo institucional a través de conceptos como ayuda, beneficio, caridad o vulnerabilidad promulgados hacia las familias migrantes romaníes.

En primer lugar, contextualizo la actual migración de rumanos a España y las políticas de retorno, mencionando el fenómeno específico de la repatriación de gitanos en Europa, visible principalmente en Francia, Italia, Alemania o Reino Unido. En segundo lugar, indago en la migración de los gitanos y en las actitudes y la posición catalanas, presentando algunos datos cuantitativos de la Comunidad Autónoma de Cataluña. En tercer lugar, mi argumento sigue el marco institucional de la protección de la infancia en Cataluña, mostrando las incongruencias entre el estado rumano y la administración catalana en la interpretación de la legislación internacional, y apuntando a una presunta “anomia†por parte de la administración catalana.

La hiperdimensión y la rigidez del sistema catalán de protección de la infancia suponen un reto para la integración exitosa de los ciudadanos europeos, en particular de los inmigrantes gitanos, ya que institucionaliza y refuerza los estereotipos racistas. Por último, mis conclusiones explican las conexiones empíricas inexploradas entre las prácticas de los servicios sociales, concretamente las de las prestaciones sociales y los retornos voluntarios, y los programas de protección de la infancia cuyos beneficiarios son los inmigrantes de etnia romaní. Este artículo se basa en mi investigación de campo realizada en el área metropolitana de Barcelona durante los años 2013â2015.

Los datos cualitativos se recogieron principalmente entre los ejecutores de los programas dedicados a los gitanos rumanos, mediante treinta entrevistas semiestructuradas en profundidad, dos grupos de discusión planificados y seis observaciones de participantes. Entre ellos se encontraban, entre otros, responsables políticos y funcionarios de la administración local, trabajadores sociales y el cónsul rumano en Cataluña. Las entrevistas fueron grabadas y la cita del texto es literal.

Aunque mantengo en el anonimato la identidad de mis entrevistados, menciono un nombre ficticio por razones de legibilidad. Además, se utilizaron fuentes secundarias para seguir y analizar los documentos polÃticos, los programas de las autoridades locales, los reglamentos municipales y los convenios internacionales firmados por España y RumanÃa. Los principales objetivos de la investigación han sido analizar las prácticas institucionales y organizativas hacia las familias y niños rumanos migrantes declarados en riesgo por parte de los agentes de calle empleados como funcionarios o que operan como trabajadores sociales en organizaciones privadas, asà como analizar la comprensión y el apoyo a los planes de retorno voluntario adaptados a los migrantes rumanos.

Las conversaciones mantenidas dejaron un amplio margen para que los entrevistados expusieran su propia visión sobre el sistema en el que trabajan y para el que trabajan. Inspirado en el análisis de Lipsky de 1980 sobre los burócratas de la calle, consideré que sus perspectivas e interpretaciones eran de suma importancia para mi investigación, ya que no sólo justifican las acciones personales bajo la apariencia de profesionalidad, sino que también legitiman y refuerzan su función institucional. El Servicio de Trabajo Social ayuda a las familias a adaptarse a las nuevas situaciones derivadas, por ejemplo, del nacimiento de un hijo, la llegada de una enfermedad o el ingreso de un niño en el Hospital Infantil SJD Barcelona.

El tratamiento actual para prevenir la transmisión maternoinfantil del VIH es muy diferente al de hace unos años [1].