Livia hija de silvia pinal

La diva del cine mexicano, Silvia Pinal, narra su vida por primera vez en televisión.Hija de madre soltera, Silvia comienza a vivir junto a su padre, Luis Pinal, a los 5 años. Durante un viaje a la Ciudad de México, conoce a Moisés Pasquel en la primera estación de radio de México, quien se hace amigo de ella sin revelar que es su padre biológico.Al enterarse de esta relación, su madre Merilú y Luis dejan de lado sus sospechas y permiten que Silvia siga viendo a Moisés. Esta relación va creciendo hasta que la familia de Moisés se entera, lo que le afecta negativamente, por lo que le prohíbe llamarle papá.

La serie es un paseo por los viejos tiempos de México y la realización de las películas y programas de televisión de Silvia Pinal, a lo largo de sus primeros pasos como actriz en 1948, y su ascenso al éxito.Silvia se casa con el actor, Rafael Banquells, creyendo que el matrimonio es la única manera de lograr su tan ansiada libertad. Pronto descubre que las cosas no son como ella imaginaba. La carrera de Rafael se estanca mientras la de Silvia crece sin parar; así, el peso económico de esta familia recién nacida recae por completo sobre sus hombros.Silvia descubre que está embarazada durante el rodaje de El Rey del Barrio, junto a Tin Tan. Sigue trabajando hasta que da a luz sobre el escenario.

El nacimiento de su primera hija, Livia, agrava la presión financiera sobre Silvia. Debe hacer malabarismos para cumplir con sus funciones como madre y como actriz. Siente que Rafael no la apoya lo suficiente y su relación se amarga.El productor Gregorio Wallerstein anima a la joven del cine mexicano a convertirse en una mujer sexy y conseguir un papel protagonista en el cine al lado de Arturo de Córdova.

A lo largo del rodaje, Silvia y Arturo tienen un intenso romance. Con el dinero obtenido, Silvia compra un terreno en El Pedregal, un barrio de clase media de la Ciudad de México, y acaba construyendo allí la casa de sus sueños, en la que todavía vive.En 1957, Emilio y Silvia inician un romance durante un viaje a Nueva York. Deciden asociarse para producir la primera obra musical en México, Ring, Ring llama el amor.

Después, la pareja admite que nunca podrán casarse y se separan definitivamente. Su amor evoluciona hasta convertirse en una verdadera y duradera amistad.Silvia experimenta amores y desengaños, pero siempre se refugia en su trabajo. A principios de los años 60, Silvia se enamora de nuevo de Gustavo Alatriste, que también será el productor de su siguiente película con Luis Buñuel, Viridiana.

Ésta se convertiría en la única película de habla hispana que ha ganado la Palma de Oro en el Festival de Cannes hasta la fecha. De este segundo matrimonio nace la segunda hija de Silvia, Viridiana Alatriste.El ascenso profesional de Silvia continúa igual que los desengaños. Silvia se casa por tercera vez con Felipe Román, un joven cantante de éxito de los años 60, con el que tiene dos hijos.

Este será un matrimonio divertido, pero bastante tormentoso, en el que Silvia sufrirá malos tratos físicos y mentales.Tras el amargo trago que supuso su relación con Felipe Román, Silvia sigue adelante y se replantea su valía como mujer. Conoce a Fernando Frade en Acapulco, con quien convive durante algunos años. La pareja se rompe porque la adicción de él a las drogas le supera.

Con el tiempo, Fernando será el marido de su hija mayor y procrearán una niña a la que llaman Viridiana Frade.Sin embargo, la pérdida de su hija, Viridiana Alatriste, en un trágico accidente será el golpe más duro que Silvia Pinal sufrirá en su vida, y aunque intenta refugiarse en su trabajo para salir adelante, esta herida nunca cicatrizará.Silvia se casa por cuarta vez con el gobernador de Tlaxcala, Tulio Hernández, convirtiéndose en la primera dama del estado y descubre su vocación política. Llega a ser presidenta de la Asociación de Productores de Teatro Protea, donde la acusan injustamente de apropiación indebida, por lo que se exilia durante casi un año en Miami y sólo regresará a México cuando se aclaren todos los cargos en su contra. Formato Silvia Pinal fue testigo de una de las muertes más tristes y sorprendentes de la televisión mexicana.

El 25 de octubre de 1982, su hija Viridiana Alatriste falleció a los 19 años de edad, tras perder el control de su automóvil y caer a un barranco. En varias ocasiones, la diva del cine de oro ha contado cómo aprendió a vivir con ese profundo dolor.